• “Todavía falta mucho por hacer en salud mental”

    “Todavía falta mucho por hacer en salud mental”

    Esta mañana estamos con Thraudy, trabajadora social en el Hospital de Día Infantoadolescente  de Puerto Montt.

    ¿Cómo ha sido tu trayectoria en el ámbito de los Servicios Sociales, como has llegado a este ámbito y que te ha movido a dedicarte a esto?

    Yo llevo 10 años y por el tipo de profesión uno puede indagar en varios ámbitos. Entonces he conocido el área de vivienda, he estado relacionada -por ejemplo- con servicios públicos en programas sociales propiamente, y en educación fue el último antes de llegar al hospital de día que para mí esto es nuevo respecto al trabajo en salud. Entonces, a pesar de que son cosas diferentes uno siente que puede hacer su aporte desde su profesión y desde también las habilidades personales que uno tiene, porque una cosa se aprende en la sala y otra también es parte de la esencia de formación, de valores y que me ha movido siempre es poder aportar a los demás, poder enseñar o poder compartir lo que uno sabe más que bueno estamos en todo un proceso dejando un poco atrás el asistencialismo y pasando la promoción de las personas. Cada uno siempre tiene posibilidades de hacer algo, entonces cada uno pone su granito de arena. Yo estudié acá en Puerto Montt y ahí me fui familiarizando.

    ¿Qué es lo que piensas que te ha movilizado personalmente a dedicarte al ámbito de los servicios sociales?

    El creer en las personas, en el que la gente es capaz de superar las situaciones que le ocurren porque nadie está en un estado permanente; sino que las cosas son cíclicas y van a ir cambiando pero a veces necesitan un empujoncito y ahí es donde uno está al lado o atrás o en el medio. Hay muchas cosas en las que uno puede darles apoyo o darles las herramientas que, además, a veces ni siquiera son tan técnicas, sino que es escuchar a las personas, darles un espacio, y creer en ellos creer en las expectativas que uno tiene. Por ejemplo, ahora nosotros vamos a trabajar con jóvenes que tienen problemas de salud asociado al tema mental, otros que son por consumo, por algún motivo llevaron ahí los del consumo y también lo más probable que tengan recursos un poco más guardados; pero tienen. Hay que buscar por donde ayudarlos a salir adelante. Todas las personas tienen siempre un potencial, no todas iguales pero hay que descubrir cuáles son.

     

    Y dentro de eso que comentas del reto que ahora asumes, y que asumimos con el servicio de RelonCaví con Grupo 5, de atención a jóvenes con esas características, ¿cuáles son los retos del Hospital de día, desde el ámbito del área de conocimiento de trabajo social y desde tu experiencia?

     

    Dentro del rol que yo cumplo en el hospital, voy a ser el nexo con las familias. Entonces, mirando que en la rehabilitación y recuperación de nuestros jóvenes, las familias son su principal grupo de apoyo, el más cercano, es fundamental trabajar con ellos de forma permanente, mantenerlos vinculados al proceso de tratamiento, a entender que, por ejemplo, quizá la enfermedad no se va a curar pero sí se puede mantener controlada y sus hijos son capaces de hacer muchas cosas. Una parte es la evaluación de la familia y otra el medio externo. También es trabajo de los profesionales poder mantenerlos vinculados al ámbito educacional, a su parte social y familiar.

    Grupo 5 en España surge originalmente de tres trabajadoras sociales que tienen una inquietud de hacer las cosas de otra forma o cubrir las necesidades sociales con un valor añadido. Allá en España, ha ido evolucionando el ámbito de los servicios sociales; hay muchas áreas con una cobertura suficiente día y otras áreas muy deficitarias. Acá en Chile, ¿cuál es tu valoración del ámbito de los servicios sociales, tanto públicos como privados, dada la situación de las personas de las comunidades de las sociedades en su conjunto?

    Primero, que Grupo 5  haya partido de tres trabajadores sociales es como… ¡¡guau!! Qué orgullo y  ojalá poder conocerlas algún día. Además, es una conversación que sale mucho con los amigos sobre qué se podría hacer, pero luego se diluye con otras cosas. Pero es una tremenda institución que atiende a un montón de centros y están mucho más avanzados. Por ejemplo, en el tema de la salud mental, en España tienen mucha más experiencia. Acá, en Chile, falta todavía mucho por hacer, estamos pasando todavía del proceso de ser asistencialista y hay que fomentar que la gente haga cosas por sí mismos porque si no es fácil vivir del subsidio, pero eso hace que la gente se atrofie laboralmente y socialmente hablando.

    Quizás tus palabras  las lean personas que están lejos y aunque estemos hermanados, por la cultura, por el lenguaje, etc., ¿qué destacarías de la cultura?

    Bueno nosotros vivimos en una zona que, a pesar de que tenemos terremotos tsunamis y muchas cosas, somos privilegiados en cuanto a naturaleza porque Chile en general es un país que tiene de todo; tienes desiertos, tienes cordilleras, tienes mar, tienes los hielos milenarios…  Recorres Chile y tienes de todo un poco en cada pedacito y Porto Montt, es la 10ª región y tenemos una zona  de muchos volcanes, muchos lagos mucho verde maravilloso que invito a las personas que están escuchando que algún día tenga la posibilidad de conocerlo. Por otro lado, aquí nos encanta comer, juntarnos, hacer una buena tarta, una buena comida. Además, el clima es muy frío por lo que la gente suele reunirse en torno a la mesa.

    Muchas gracias Thraudy.

    Hacer un comentario →
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR