• Los retos del nuevo Gobierno en el ámbito sociosanitario

    Los retos del nuevo Gobierno en el ámbito sociosanitario

    El próximo 11 de marzo (tras ganar las elecciones del pasado 15 de diciembre de 2013) entrará al Gobierno la reelecta presidenta Dña. Michelle Bachelet, que ya regentó en el país durante el período comprendido entre el 2006 y el 2010.

    El programa electoral consideraba una serie de medidas socio-sanitarias que pretenden mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y construir un Chile más inclusivo e igualitario, exaltando la diversidad como una virtud social. Entre las medidas planificadas a desarrollar en los próximos cuatro años en el ámbito socio- sanitario destacan:

    Chile es un país con importantes desigualdades sociales y con una población envejecida, factores que influyen lógicamente en su desarrollo y evolución. La desigualdad está muy presente especialmente entre las personas con escasos recursos económicos, que se ven en su día a día expuestas a las dificultades para cubrir las necesidades básicas. Los ciudadanos y ciudadanas exigen la satisfacción de necesidades individuales y sociales, reclamando equidad, calidad y derechos en materia de salud, vivienda digna, empleo, seguridad pública, educación, medio ambiente sano, el derecho al trabajo, a negociación colectiva, entre otros. El nuevo Gobierno, en su programa, se compromete a hacerse cargo de estas expresiones y exigencias diseñando un sistema integral de promoción y protección de los derechos humanos incidiendo en la superación de la pobreza a través de programas públicos orientados a garantizar umbrales mínimos y a ampliar oportunidades.

    Por otra parte, el envejecimiento de la población chilena es acelerado y cada vez más personas sobrepasan la barrera de los 80 años. Existen en el país aproximadamente 400.000 adultos mayores con algún grado de dependencia, es decir, que requieren de otra persona para realizar una o más actividades básicas de la vida diaria. Hasta el momento, los cuidados que requieren las personas mayores han sido provistos por sus familiares, principalmente mujeres, pero la incorporación de éstas al mundo laboral y la modificación de los roles familiares tradicionales, han generado la necesidad de agregar un nuevo componente al sistema de protección social. El diseño de un sistema nacional de cuidado se presenta como la iniciativa más importante en el programa del nuevo Gobierno. Este sistema incluiría tanto la promoción de la autonomía de las personas mayores, como apoyos a través de servicios de tele asistencia, ayuda domiciliaria, adecuación de las viviendas y una red pública de establecimientos para los adultos mayores en situación de abandono.

    Respecto al área sanitaria, a pesar de los avances de los últimos años, siguen existiendo importantes carencias en aspectos como la atención de algunas especialidades médicas, la gestión, la efectividad en la atención primaria o las infraestructuras. En su programa electoral, el nuevo Gobierno se compromete a una ampliación de la red pública de salud, la incorporación de profesionales enfocados a la prevención de enfermedades y promoción de hábitos saludables en relación a la alimentación, al manejo del estrés y la actividad física (medidas enfocadas a evitar el sedentarismo, los estados depresivos y el aislamiento social). Además, se potenciará la Red de Salud Mental Comunitaria, se generará un plan nacional de demencias (Alzheimer) y se crearán 15 centros pilotos de atención que trabajen en red con los recursos de atención primaria.
    Otra área importante que el nuevo Gobierno pretende abordar, es la equidad de género. El año pasado Chile retrocedió del lugar 46 al 87 en el índice de igualdad de género que elabora el Foro Económico Mundial. Si bien la participación laboral femenina se acerca al 50%, esta cifra se concentra en la población de mayores recursos, y no ha traído aparejada una redistribución de las responsabilidades domésticas y familiares. A su vez, las estadísticas indican que una de cada tres mujeres ha vivido violencia física, sexual o psicológica por parte de sus parejas o ex parejas. En ese sentido, se pretenden abordar las dos áreas de forma transversal, incluyendo políticas públicas destinadas a reforzar la autonomía de las mujeres y la prevención de la violencia de género con medidas concretas tales como el desarrollo de programas de formación y capacitación laboral, de apoyo al emprendimiento, de salud odontológica y extensión horaria en salas cunas, jardines y colegios.

    Finalmente, se refleja que en Chile más de 2 millones de personas tienen algún tipo de discapacidad, pero en los últimos años, además de existir una gran brecha de acceso a servicios de rehabilitación, el sistema de protección social ha dirigido sus acciones básicamente a las familias más vulnerables. El nuevo Gobierno busca asumir esta tarea desde una mirada global, por lo que tiene previsto elaborar un plan nacional para abordar la discapacidad, la salud mental y el cuidado que tendrá un enfoque de inclusión, contemplando también aspectos de infraestructura urbana y políticas de inclusión laboral, entre otras. Además, se realizará un segundo estudio nacional de discapacidad que permita tener a fines de 2014, una estrategia integral para los próximos 10 años en el tema de discapacidad y salud mental.

    Son importantes, por tanto, los retos para Chile en el ámbito socio- sanitario, no sólo en los próximos cuatro años, sino en las próximas décadas, en las que, una vez alcanzado un crecimiento económico importante, las medidas que reduzcan la desigualdad social y la prestación de nuevos servicios de bienestar social van a ser elementos fundamentales para el desarrollo del país.
    Atribuciones imagen:

    The President of Chile, Verónica Michelle Bachelet Jeria (Alex Proimos) / CC BY 2.0
    Hacer un comentario →
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR