• Avances en la atención de las personas con discapacidad

    Avances en la atención de las personas con discapacidad

    Durante el primer trimestre del año, son varias las noticias en prensa que tratan el tema de la discapacidad, desde diversos puntos de vista, con diferentes interpretaciones y una pluralidad de opiniones.

    Analizando los datos de forma objetiva, se refleja que en Chile más de dos millones de personas tienen algún tipo de discapacidad, lo que supone un 12,9% de la población (2.069.072 personas). A esa cifra cabe sumar el impacto en sus familias, que provoca que aproximadamente ocho millones de chilenos y chilenas convivan a diario con la discapacidad de manera directa o indirecta. El 94% de los niños/as, jóvenes y adultos/as con discapacidad no ha tenido nunca acceso a un adecuado proceso de rehabilitación integral. Esto influye drásticamente en que el 42% de las personas con discapacidad no finalicen actualmente la educación básica.

    Afortunadamente, la visión sobre las personas con discapacidad en el mundo ha ido evolucionando. Los países desarrollados económicamente han promovido acciones y procesos para lograr el derecho básico del reconocimiento como ciudadanos/as sujetos/as de derecho de las personas con discapacidad, explicitando los derechos subjetivos de éstas. Aunque diversas fuentes consultadas reflejan que el escenario chileno, mantiene a millones de personas con discapacidad en situaciones de discriminación diaria (en áreas como la salud, rehabilitación, accesibilidad, transporte, educación, trabajo y seguridad social), en los últimos años se ha experimentado un importante avance en esta materia.

    El 10 de febrero de 2010 se promulgó la ley N° 20.422, que establece normas de igualdad de oportunidades e inclusión social de las personas con capacidades diferentes y crea el Servicio Nacional de la Discapacidad (SENADIS) que amplió enormemente las competencias y presupuesto del Fondo Nacional de Discapacidad (FONADIS) al que absorbió. El amplio trabajo desarrollado desde el SENADIS ha permitido avanzar en la atención a las personas con discapacidad, promoviendo nuevos servicios y realizando un importante trabajo de sensibilización en la sociedad.

    A pesar de ese trabajo, todavía son grandes los objetivos a alcanzar. Por ejemplo, en un área tan crucial como la laboral, encontramos que aproximadamente un millón de las personas con discapacidad que están en edad de trabajar, no tienen empleo. Progresivamente hay empresas e instituciones que han comenzado a incorporar la contratación de personas que tienen algún tipo de discapacidad y el trabajo de inclusión laboral se ha ido profesionalizando.

    Las políticas públicas han ido avanzando a favor de la inclusión, a través de proyectos como el Sello Chile Inclusivo que reconoce a las empresas que contratan a personas que tienen una discapacidad física o intelectual. En su primera edición postularon 46 empresas y este año se presentaron 156,  de las cuales 53 obtuvieron el reconocimiento, lo que refleja el aumento del interés por la inclusión laboral de las personas con discapacidad. Existen además proyectos que favorecen el uso de la tecnología, como Volta Chile, que permite a personas con discapacidad auditiva realizar trámites y acceder a servicios a través de una video llamada; y proyectos como Siga Chile que, a través de la evaluación ciudadana, permite determinar la accesibilidad de espacios de uso público y compartir esta información con otros.

    Es destacable la implicación de parte del sector turístico promoviendo medidas que facilitan la movilidad y accesibilidad. En los últimos meses, 115 servicios de hospedaje a lo largo y ancho de Chile  adaptaron total o parcialmente su infraestructura para ser accesibles a las personas con algún tipo de discapacidad. La iniciativa partió de un trabajo conjunto entre el Servicio Nacional de Turismo (SERNATUR) y el Servicio Nacional de la Discapacidad, lanzando una guía de turismo accesible.

    La guía (http://issuu.com/sernatur/docs/folleto_accesible__2014_) muestra los establecimientos hoteleros e incorpora una simbología especial para indicar con qué elementos de accesibilidad cuenta el alojamiento. De forma paralela en la guía se muestran los datos de contacto de cada servicio, con el afán de que el/la turista pueda informarse más detalladamente si lo requiere, antes de visitar el lugar. La guía rescata ciertos elementos accesibles, pero no asegura que las instalaciones de los servicios sean aptas para todos los tipos de discapacidades existentes, por lo que se sugiere tomar contacto con la empresa antes de hacer la reserva.

    Aunque el avance es positivo, queda mucho por hacer, es necesario contar  con iniciativas que ayuden a promover la inclusión desde distintos puntos de vista, establecer políticas públicas concretas, campañas de prevención y concienciación dirigidas hacia la población con y sin discapacidad. También el fomento e inyección de recursos que permitan por ejemplo, la entrega de ayudas técnicas y pensiones básicas tras una oportuna valoración, facilitando así la integración y evitando la exclusión.

    Fuentes: Artículos del Periódico La Tercera. Ximena Bertín del 8 de febrero de 2014 y de Fernanda Derosas del 15 de marzo de 2013; artículo Diario Turismo: Javiera Carrasco del 3 de marzo de 2014; Web del Servicio Nacional de la Discapacidad (SENADIS): www.senadis.cl.; web del Servicio Nacional de Turismo Chile (SERNATUR): www.sernatur.cl

    Si quieres conocer más de la actividad de Grupo 5 en el ámbito de la discapacidad puedes consultarlo en:

    http://grupo5social.cl/conocenos/discapacidad-intelectual/

    Hacer un comentario →
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR